Los licenciados han ocupado puestos que hasta ahora habían estado en manos de no cualificados y se han adaptado para sacar más partido a los empleados.

Debido a la existencia de tantos titulados universitario se produce en España y otros países de nuestro entorno un sobrecualificación de los perfiles, lo que lleva a que en muchos casos estos trabajen en puestos poco adecuados (ni en funciones ni salario) a su formación.

Un artículo publicado en The Conversation diagnostica una alternativa simétrica a dicha situación: que, debido a la peculiar situación de la oferta y demanda de trabajadores, existen ocupaciones que hasta entonces se habían considerado como no cualificadas y que ahora acomodan a estos graduados ofreciéndoles más responsabilidades e independencia. En definitiva, se trata de “actualizar” (upgrade) viejos puestos para incorporar en ellos a los licenciados. 

Entre estos trabajos se encuentran los gerentes de servicios de salud, las profesiones relacionadas con la seguridad (como los policías), los profesionales de prestaciones sociales (como los trabajadores sociales), profesionales de negocios y finanzas y, sobre todo, los profesionales de los medios de comunicación (radio, televisión, prensa). El artículo explica que estas profesiones habían incorporado tradicionalmente a los no graduados, pero en los últimos años han abierto las puertas a los licenciados para ocupar puestos de responsabilidad, asumiendo un mayor número de funciones y permitiéndolos una mayor autonomía.

Frente a a ellas, otros trabajos simplemente han visto cómo los licenciados se incorporaban a dichos puestos sin que estos cambiasen sensiblemente. Es el caso de los comerciales, los técnicos financieros o los profesionales del mundo de medicina.

Como señala el artículo en referencia a una investigación realizada por profesores de la universidad de Warwick, hace 20 años sólo una cuarta parte de los profesionales en puestos técnicos, asociados y de gestión eran graduados, un porcentaje que ha aumentado casi hasta el 50% en el año 2014. En otras palabras, los licenciados han ocupado puestos que hasta entonces habían estado en manos de profesionales no cualificados y que se han adaptado para sacar más partido a los trabajadores, probablemente a costa de aquellos que no disponen de estudios superiores, que corren el riesgo de ser expulsados del mercado laboral.

Como aseguraba un reciente informe publicado por la Fundación BBVA, siete de cada diez nuevos puestos de trabajo serán de alta cualificación y casi el 60% de las oportunidades de empleo que se generen hasta 2025 estarán destinadas a personas con educación universitaria o formación profesional superior. No se trata tanto de que los viejos trabajos de gestión e intermedios dejen de existir como que las exigencias profesionales asociadas a estos aumentan… A un coste muy similar con el que se contrataba anteriormente a los no cualificados. Algo que parece matar dos pájaros de un tiro: por una parte, el licenciado consigue trabajo más cercano aparentemente a su categoría y, por otra, la empresa obtiene un mayor beneficio de ese empleado cualificado, que está dispuesto a aceptar más responsabilidades al mismo precio que el no cualificado.

Puedes leerlo en El Confidencial: http://goo.gl/aLzC73

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>